Buscar
0

Los relojes Flieger, historia y curiosidades..

05/11/2023

Una de las líneas de relojes más míticas, que todo coleccionista desea poseer, que incluso tienen su propia gama de correas de reloj, son los conocidos relojes Aviador o también conocidos como relojes Flieger.

La historia de los relojes de piloto, también conocidos como relojes Flieger o Pilot watches en inglés, está estrechamente relacionada con la aviación, y tiene sus raíces en la Primera y Segunda Guerra Mundial. Estos relojes fueros diseñados para satisfacer las necesidades específicas de los pilotos y, a lo largo del tiempo, se han convertido en un icono del diseño de relojes, por su estilo simple y funcional, es de las líneas de relojes más míticas, que todo coleccionista desea poseer, y para la cual incluso se desarrolló en su momento una línea especifica de correas de reloj.

Mi primer reloj fue un Tissot de inspiración Flieger y que todavía hoy conservo, y al que se han unido otros relojes de aviador, es una de las ramas del coleccionismo de reloj más bonitas, y es así no solo por su estética, sino por su historia.

Y es que de un diseño que hoy en día sería calificado como simple, al vestirlo en tu muñeca, parece que te otorga poderes, y de repente parece que suena Wagner en tu cabeza y serías capaz de asaltar las líneas enemigas en cualquier batalla que se presente, esa es su alma, y no hay otro diseño de reloj que haya conseguido ese efecto.

La historia del reloj de aviador está unida a la del nacimiento del reloj de pulsera, fue en la Primera Guerra Mundial cuando empezó a surgir y ser necesario para coordinarse en las trincheras, al principio eran simplemente relojes de bolsillo con correas de cuero hechas por los propios combatientes para atarse el reloj a la muñeca, ya que en medio de una batalla buscar tu reloj de bolsillo era perder tiempo y arriesgarte a morir.

El siguiente paso lo dio el fabricante de relojes Hamilton al crear en 1919 el primer reloj de pulsera diseñado para el ejército.

Aunque centrándonos en el reloj para pilotos de aviación, los expertos afirman con bastante claridad que el primer reloj de aviador fue el Santos Dumont, un diseño de reloj de bolsillo que Louis Cartier confeccionó en 1904 a petición del pionero de la aviación Alberto Santos Dumont, ya que los relojes de bolsillo de la época no resultaban muy prácticos al volar.

Aunque la colección Santos de Cartier no luce el típico diseño de reloj de aviador que evolucionó posteriormente, su importancia radica en que fue el pionero en pensar en el desarrollo de relojes de pulsera más confortables y útiles para los pilotos, y en popularizar en sí el novedoso reloj de pulsera, en detrimento del reloj de bolsillo.

A partir de ese momento varios pioneros de la aviación, como el francés Louis Blériot que cruzó el Canal de la Mancha con su Zenith Montre d’Aéronef Type 20 y  Charles Lindbergh (foto) que con su Longines Lindbergh realizó el primer vuelo transatlántico, terminaron por popularizar el reloj de bolsillo por su practicidad y utilidad.

En 1939 con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el reloj se convirtió en una herramienta para los aviadores que les ayudaba a determinar su posición en el campo de batalla, y al mismo tiempo, permitía a los bombarderos sincronizar sus lanzamientos de explosivos.

Estos relojes eran de gran tamaño, ya que las maquinarias que llevaban provenían de los relojes de bolsillo, y también porque estaban pensados para ser llevados por encima de la ropa del piloto, de su manga ó su guante, con el fin de ser consultados con rapidez.

Para los pilotos alemanes de la Luftwaffe fue creado el reloj de observación “Beobachtungsuhr” o “B-Uhr”, popularmente conocidos como “fliegers” con un diseño que destacó y triunfó por su rotunda practicidad y que sentó las bases de lo que debe ser un reloj de aviador

El ministerio de Transporte Aéreo del Reich encomendó a cinco casas relojeras la fabricación de relojes para sus pilotos y para las tripulaciones de los bombarderos, dichas marcas míticas que diseñaron y fabricaron los B-Uhren, fueron cuatro germanas y una suiza:

Las alemanas Laco, Wempe, Stowa, A.Lange & Söhne y la suiza IWC Schaffhausen

Las características esenciales de un reloj aviador que se desarrollaron en dicha época y que hoy en día perduran con ligeros cambios, son la robustez y la utilidad, y para ello:

  • Caja grande de 55mm de diámetro con esferas grandes, con manecillas y números arábigos grandes en blaco y luminiscentes para ser consultados en la oscuridad con facilidad.
  • Coronas grandes: estos relojes suelen tener coronas de gran tamaño para que puedan manipularse con guantes, una característica fundamental que podía salvarte la vida.
  • Construcción robusta: fabricados para soportar los rigores de la aviación, por lo general sus cajas estaban fabricadas en acero inoxidable y cristales resistentes a los arañazos, además sus Movimientos de cuerda manual eran sencillos pero robustos, de 15 y 17 rubiés.
  • Diseño minimalista: Los relojes Flieger tienen un diseño sencillo y ordenado, que ayuda a los pilotos a concentrarse en la información esencial.
  • Correas de reloj en cuero muy largas: a estos relojes se les adaptaban correas de reloj en cuero muy largas para poder abrochar el reloj por encima de la manga de la chaqueta o del guante, de esta forma el piloto podía consultar su reloj de forma rápida.

Es curioso destacar que los relojes no eran propiedad del piloto, y que cada vez que terminaba una misión debía devolverlo para su custodia a la Luftwaffe.

Durante los vuelos, el piloto sincronizaba manualmente su reloj mediante señales de radio que recibía del Observatorio Naval Alemán, así se conseguía la sincronización en los tiempos de ataque y bombardeo.

En el lado de los Aliados se hizo famoso el modelo A11 con características similares, y que fue fabricado en Estados Unidos por los fabricantes:

Walthan Watch Company, Bulova, Elgin Wath Company National y Hamilton.

Su diseño con esfera negra con marcación blanca en cada hora y cada diez minutos era resistente al agua y al polvo, alojaba un movimiento de 15 rubíes para aumentar su precisión, además permitía detener el segundero a las 12 en punto para sincronizar los relojes y los ataques. 

En cuanto a su evolución a lo largo de las décadas, los relojes de piloto han evolucionado y adaptado a los estándares modernos de la relojería.

Muchos de ellos cuentan con movimientos automáticos, y funciones adicionales como fechas, cronógrafos, doble uso horario GMT ó herramientas digitales para la era espacial, o geolocalizadores con baliza como los modernos Breitling.

Pero pesar de toda la revolución tecnológica de las últimas décadas, el diseño original Flieger o Pilot watch que se remonta a las guerras mundiales sigue siendo el preferido por los coleccionistas y entusiastas de la relojería, con un alto valor como pieza de colección, por su diseño clásico y funcional.

También hay una amplia variedad de relojes de piloto modernos en el mercado que rinden homenaje a los diseños clásicos, y que los convierte en piezas atemporales de inmediato, una cosa que ciertamente no suele pasar con otros diseños o tendencias relojeras.

Me gustaría poder finalizar recomendando dos libros que nos acercan al momento de la creación de los relojes piloto, y que nos ayudan a entender de una forma más amplia el escenario de su nacimiento:

La Segunda Guerra Mundial en el mar.

Es un increíble libro con gran detalle de todas las batallas y operaciones militares que se desarrollaron en todos los océanos durante la Segunda Guerra Mundial, un libro imprescindible para cualquier estudioso de este período.

Historia visual de la segunda guerra mundial.

Otra creación literaria imprescindible, única, y preciosa, repleta de datos para entender el conflicto, con información precisa sobre las capacidades económicas y militares de todos los involucrados magistralmente presentadas y explicadas de forma gráfica.

Con estas lecturas y tu reloj de Aviador en tu muñeca, vas a disfrutar como nunca, la atmósfera Flieger se apoderará de tu salón. Y si aún quieres más, un título de cine bastante fiel y realista en su representación de las batallas del pacífico, donde los pilotos tuvieron una gran importancia, se trata del film Midway de 2019.

También os dejo algunos enlaces que para mí resumen las mejores opciones a la hora de comprar un reloj Flieger, para ello he contado con dos factores: el primero que sean relojes de empresas míticas que participaron en la fabricación de los relojes originales en 1939, y la segunda su relación competitiva en calidad-precio:

El Stowa Flieger Classic 40 para mí es uno de los más bonitos

Con los relojes Aviador de Laco también siempre acertamos, y es una pieza que se repite en muchas colecciones


Aquí también os dejo el enlace a nuestra TIENDA Online donde podrás encontrar nuestras opciones en correas de reloj Piloto para tu reloj Flieger, y muchísimos más modelos, con gran variedad de medidas y colores, ya que somos fabricantes.

Correas de reloj LorenteStraps

Quality Leather Wath Straps made with love in Spain.

www.lorente-straps.com


CONTINUA LEYENDO